miércoles, 17 de mayo de 2017

¡Descubrirse!

Después de los tres años descubrirse es una verdadera hazañas para niños y niñas, aunque ya tienen noción de ellos aún no poseen la claridad de ser entes distintos a otros lo percibes por sus rabietas, sus crisis cuando no sabes porque pelean, es tal su ira que a veces necesitan descargarla para sentirse, para descubrirse. Suena ilógico pero es parte de su naturaleza pues se están desprendiendo del ego, están experimentando la frustración, la tolerancia, el saber esperar, están aprendiendo a vivir y descubrirse. Por ello todo estado anímico, excepto la ira, que captures de tu hijo en una foto es ideal para llevarlo a descubrirse en momentos que reflejen su intimidad sea al jugar, al abstraerse en sus tareas, al comer, su alegría al estar con mama o papa es decir busca capturar en una fotografía estados anímicos positivos para charlar con el niño o la niña acerca de quiénes son, como se llaman, que les gusta, como se sienten lo importante es destacar la emoción vivida en distintas situaciones. Por cada foto que tomes deberás hacer una selección precisa de los estados más significativos para propiciar la charla con el niño procurando que sean pocas fotos para centrarte en el estado anímico que elijas. No tomes fotos de tu hijo o hija en plena ira o crisis porque de mostrárselas mas tarde solo los devalúas, son estados anímicos que no vale la pena fotografiar basta sentirlos para superarlos. Si realizas este tipo de prácticas por lo menos una vez por mes te aseguro que estarás llevando al niño a descubrirse y sentirse.