miércoles, 13 de julio de 2016

Buenas prácticas para la comunicación

Pedir a un niño que te lea un trozo de su lectura favorita sin interrumpirlo y por supuesto sin corregirlo…le dejará una excelente experiencia para repetirse contigo.
Dar a un niño una idea para que la eche andar, es una excelente forma de comunicarse con él o ella además de desencadenar múltiples interacciones entre ustedes.
Decir a un niño o una niña de manera casi improvisada sus cualidades o virtudes aquellos que los hace únicos, es como darles el escudo espiritual que los protegera por siempre.
Pedir a un niño o una niña que te cuente lo que más le gusta de él o ella sin interrumpirlo, solo escuchándolo, sera como llevarlo (a) a descubrirse, sentirse, darse cuenta de él o ella.
Dar al niño un motivo para hablar acerca de su juguete favorito, su celular, tablet, pantalón, vestido, suéter, libro cualquier motivo que te ayude a conocer a tu hijo (a) será una excelente práctica para aprender a escuchar palabra a palabra que salga de manera automática de su mente descubrirás como piensa, siente y lo más valioso sera “escucharlo” Y que el motivo no se convierta en una indagación, que el motivo te traslade a sentirlo, descubrirlo, amarlo. 
Decir a un niño que lo amas es como decirle que te comprometes a guiarlo por ese arduo camino de sentir, conocer y descifrar el significado del amor llevándolo de la mano a sentir que el amor no se confunde con las normas, la disciplina o las responsabilidades que es una profunda comunicación que va más allá del decir “te amo”