jueves, 20 de septiembre de 2012

Como una gran ola


No te puedes comer la respetabilidad, no te puedes comer el di­nero y no te puedes comer el prestigio. Son sólo juegos mentales. Si eres suficientemente inteligente sabrás que tienes que vivir tu vida. Todas las consideraciones que se traducen en preocupaciones carecen de signi­ficado. Tu vida la tienes que vivir auténticamente, amorosa­mente, con pasión, con gran compasión y gran energía. Conviértete en una gigantesca ola de dicha. Haz todo lo que tengas que hacer para conseguir ser como una gran ola que sube y baja, sube y baja aun cuando las mareas sean bravías o tranquilas. Solo se una gigantesca ola impregnada de serenidad en el corazón,

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejarme tus comentarios