miércoles, 16 de mayo de 2018

Rasgos evolutivos de uno


Asir una cuerda o una bolita con la manita es una rasgo evolutivo de tu bebe por lo que observar que se dé dicha conducta es una recomendación para constatar su madurez. Puedes estimular este rasgo en tu bebe dándole distintos objetos para lograr el reflejo de prensión. Pueden ser frutas, verduras, artículos o sus juguetes. De antemano sabes que tú bebe toma de todo pero lo importante para estimular este aspecto reside en variar el tamaño de los objetos que le das (pequeños medianos o grandes) y si lo haces guiado será ideal por ejemplo: dale un limón y enséñale a meter y sacar en una taza, uvas para meter y sacar en una botella, bolitas pequeñas o grandes etcétera. El punto es meter y sacar objetos en distintos accesorios.

Rasgos evolutivos de dos


A los dos años oirá mejor, vera más lejos y dependerá menos de mama o papa. A los dos años tobillos y rodillas son más flexibles debido a una avanzada organización de neuronas que controlan sus movimientos.  Razón por la cual te invito a estimular ampliamente la ejecución de los movimientos de tu bebe. Puedes iniciar por estimular movimientos simples como el quitarse o ponerse algún accesorio, una prenda o enseñarle a ejecutar algún habito como el lavarse las manos. De igual manera hacerlo con sus grandes y pequeños segmentos como el correr, caminar, hacer equilibrio, subir o bajar escaleras es ideal para su cuerpo. Respecto a sus pequeños segmentos puedes acercarles semillas para pegar, papel  y lápiz para pintar o masa para moldear.

Rasgos evolutivos de tres


Es más seguro (a) de sí mismo. Está familiarizado con los hábitos; se lava las manos, come por sí mismo (a) con una cuchara derramando muy poco contenido, duerme toda la noche sin mojar la cama y se ocupa de satisfacer sus necesidades excretoras. Es la edad en que el niño (a) está listo para iniciarse en actividades escolares como el sentarlo en una silla para darle cuentos, armar torres con cubos, pintar libremente,  armar rompecabezas o moldear. Se desarrolla en ellos nuevas habilidades, nuevas capacidades que le serán requeridas en la escuela formal.

Pensamiento evolutivo de cuatro


Cuatro ya está muy avanzado en el nuevo camino. Cuatro es más refinado y hasta algo dogmático debido a su manejo vocacional de palabras e ideas. De ahí que; si su lenguaje se encuentra en un amplio margen de palabras, es momento de propiciar en ellos nuevas experiencias respecto a su lenguaje. Hablo de acercarles nuevos medios para ampliar su vocabulario como: revistas para recortar palabras que no conozcan, indagar su significado y armar nuevas ideas con esa palabra que eligieron por ejemplo si recortaste la palabra “dogmático” invita al niño a investigar su significado para ello toma el diccionario, el móvil o la tablet y busquen el significado de la palabra, asegúrate de que el niño te mire como haces la indagación, la finalidad es que aprenda investigar, una vez encontrada la palabra, analicen su significado, comparen con otras palabras, procura que comprenda esa nueva palabra. Hecha la indagación coloquen la palabra en un lugar visible para que el niño (a) la recuerde. Además de contribuir con ellos para incrementar su lenguaje propicias el proceso de leer y escribir pero sobre todo les ayudas a comprender nuevas palabras.

Pensamiento evolutivo de cinco


Los niños de cinco gustan de acomodarse a la cultura en la que viven.  Su actividad espontánea tiende a realizarse bajo un buen dominio de sí mismos. Buscan el apoyo y la guía de los adultos. Aceptan la ayuda de los adultos para salvar transiciones que no le son familiares. Les agrada ser instruidos para sentir la satisfacción de logro personal y de aceptación social. Bajo este breve preámbulo de cinco resulta de gran relevancia contribuir con ellos en el ámbito social. Cierto es que niños y niñas cuentan con grupos de amigos cerca del vecindario o en la escuela pero contribuir con ellos en otro tipo de experiencias sociales les vendría muy bien como el acercarlos  a familiares no conocidos por él o ella. De serte imposible puedes valerte de un álbum de fotografías, llamadas telefónicas o videoconferencias cualquier decisión que tomes para acercar esta experiencia con tu hijo o hija incrementa en ellos nuevas experiencias para relacionarse, comunicarse, sentirse diferente y auto-valorarse. Son experiencias únicas que vale la pena poner en acción.